paying tribute

HOMENAJE

Cómo cambió mi vida al encontrar una motocicleta Harley-Davidson®.

Historia y foto de la “playa” de Peter Mark (extraídas de su blog CBC.ca) | Fotos adicionales de Brent Cooke

A esta altura, probablemente habrás escuchado sobre la motocicleta Harley-Davidson® que quedó depositada en una playa de Canadá, meses después del devastador tsunami de 2011 que azotó Japón. La historia ha conmovido a muchísimas personas, y la moto ahora se exhibe en el Harley-Davidson Museum® en Milwaukee. Pero nadie quedó más afectado que el hombre que la encontró. Los siguientes extractos fueron sacados de un blog publicado en CBC.ca de Peter Mark, el hombre que encontró la motocicleta en las costas de Columbia Británica cerca de las Islas Queen Charlotte.

El contenedor se depositó en una playa remota aproximadamente a 50 kilómetros al sur de Rose Spit. Cuando llegué al lugar quedé impactado. Pude ver la motocicleta desde la distancia, pero sólo cuando me acerqué pude ver la placa de matrícula, un trozo de metal doblado con algas incrustadas y con caracteres japoneses. Sabíamos que llegarían restos del tsunami, pero nunca pensé que aparecería algo tan grande y tan pronto, ¡no importa que sea una motocicleta Harley-Davidson®!

Mi primer pensamiento fue, “¡¿qué?!” Se me ocurrió que esto era algo que podría estar en el patio de mi casa, algo que fuera de alguno de mis vecinos. Se trataba de las pertenencias de alguien, alguien que podría haber perdido todo, incluso hasta la vida.

La unidad tenía poliestireno extruido grueso debajo del exterior de fibra de vidrio, lo que le permitió flotar. Cómo la moto y otros artículos permanecieron en el contenedor mientras cruzaron el Pacífico me resulta un misterio. La moto no estaba atada y la puerta del contenedor estaba arrancada. Cuando regresé a casa de la playa, le conté a varios de mis compañeros que caminan por la playa buscando cosas valiosas e interesantes y a mis amigos sobre lo que había encontrado. El comentario se propagó rápidamente. En poco tiempo CBC se contactó conmigo y les dije que les daría el número de VIN y las fotos de la placa de la matrícula para que pudieran confirmar el origen de la moto antes de publicar la historia. Inmediatamente, me devolvieron la llamada. Me informaron que la placa estaba registrada en la Prefectura de Miyagi, una de las zonas que habían sido más afectadas por el tsunami.

CBC publicó la historia la noche del 29 de abril. Yo no estaba preparado para toda la atención que recibiría la historia. Inmediatamente, Ralph Tieleman, de la Isla de Vancouver, se comunicó conmigo y me preguntó si yo podía recuperar la motocicleta. Yo no lo había pensado, como la moto estaba en tal mal estado, no creí que se pudiera hacer algo con esta. Pensé que quedaría en la playa, como un monumento en memoria del tsunami Tōhoku. Ralph se ofreció, con la ayuda de sus amigos, a restaurar la motocicleta y devolverla a su dueño si lograban localizarlo. Sabíamos que sería una iniciativa costosa. La moto estaba prácticamente destruida. Tendrían que desmontar la moto hasta la estructura y empezar casi desde cero. Acepté la propuesta, y al día siguiente, con la ayuda de mis amigos, fuimos a recuperar la motocicleta.

En los días siguientes tuve entrevistas con cuatro o cinco agencias de noticias importantes en América del Norte y cinco en Japón. Tarde en la noche del 30 de abril, un corresponsal de noticias japonés en California me llamó para darme una buena noticia, ¡el dueño de la moto (Ikuo Yokoyama) estaba vivo!

Ikuo había perdido a tres integrantes de la familia, incluso a su padre y a su hermano. Su casa, el contenedor en su patio trasero que él usaba como garaje para la moto, y todo lo que tenía fueron barridos por la ola devastadora. Yo estaba muy contento de que Ikuo estuviera vivo, pero al mismo tiempo abrumado por la idea de que muchos otros no lo estuvieran. Ikuo, como miles de otras personas, vive actualmente en viviendas temporales. El hombre de CBC me consiguió una entrevista por video en línea de NHK con Ikuo. Él miraba las fotos de la motocicleta que yo había tomado. Expresó lo feliz que estaba de que la moto hubiera sido encontrada y que volviera a él, “¡Un milagro!”, expresó. También quería agradecerme.

Luego, intervino Harley-Davidson Motor Company. Se enteraron de lo que Steve Drane y Ralph Tieleman pensaban hacer y decidieron financiar la restauración. Se comunicaron con el Sr. Yokoyama y le contaron sobre la restauración prevista. A pesar de su deseo de volver a tener la moto que había perdido, Ikuo rechazó la oferta. Dijo que no tenía la capacidad financiera para mantener la moto, ni espacio para guardarla en el refugio temporal donde estaba viviendo. Pensó que no era justo gastar tanto en su moto cuando tantos otros no tenían nada. Fue un acto muy noble que Ikuo haya priorizado las necesidades de los demás y de su comunidad sobre sus propios deseos y esperanzas. En su lugar, Harley-Davidson ha ofrecido donar el dinero que se habría gastado en la reparación y devolución de la moto a un fondo de ayuda para las víctimas del tsunami en el nombre de Ikuo. Felicitaciones a Harley-Davidson, Steve Drane y Ralph Tieleman por asumir la responsabilidad y hacer una buena acción.