Bikes of the Mayans M.C.

Motos del Mayans M.C.

HOG® viaja hasta el “back stage” de la exitosa serie de televisión para saber más sobre las motocicletas que aparecen en el programa

Historia de Mike Zimmerman
Fotos de Scott G Toepfer 

“He rodado con miembros de H.O.G.™ y he formado parte del H.O.G. desde 2005. Eres una buena persona, hombre. De verdad".


La época se sitúa cuatro años después de la muerte de Jax Teller, el aspirante a príncipe heredero del Sons of Anarchy Motorcycle Club (M.C.). El lugar es la ficticia ciudad fronteriza de Santo Padre, a cientos de kilómetros al sur de Charming, California.

La historia sigue las andanzas de Ezekiel ‘EZ’ Reyes (J.D. Pardo), cuya búsqueda del sueño americano descarriló cuando su familia tuvo un encuentro fatal con los famosos carteles de la droga. Ahora es un aspirante en el Mayans M.C., el rival de sangre de los Sons of Anarchy en la serie original.

Algunos de los nombres y rostros serán familiares para los fans de Sons of Anarchy (SOA), que acabó con un “impactante” final en 2014 después de siete temporadas de éxitos en audiencia. Kurt Sutter es una vez más la fuerza impulsora, junto con el co-creador y escritor Elgin James. Como en SOA, la ambientación está muy bien reflejada, las escenas de moto son reales y las motocicletas son protagonistas del espectáculo por derecho.

Esta es la historia que hay detrás de algunas de esas motos, contada por una de las estrellas de la serie.

Antihéroe local
Emilio Rivera es un rostro familiar para los fans de SOA. Rivera no sólo repite su papel de Marcus Álvarez -ahora presidente nacional del Mayans M.C., sino que también ha desempeñado un papel decisivo en el aspecto de las motos que salen en la serie.

"Kurt me llamó y me preguntó si estaría interesado en ayudar con las motos", comentó Rivera a la revista HOG® en una entrevista exclusiva. "Dos de las motos de Sons of Anarchy, las motos que yo utilizaba, eran del mismo estilo que las que usamos [en la vida real]. Me preguntó si podíamos copiar ese estilo, y eso es exactamente lo que hicimos. Eran de colores diferentes a los míos, pero quedaron realmente bien”.

El estilo en cuestión es característico de la cultura latina en el sur de California. Es una cultura en la que los coches y las motocicletas personalizadas son una expresión del carácter de sus propietarios y del mundo que les rodea.

"Las motos son una extensión de lo que eres, ¿entiendes a qué me refiero?", dice Rivera. "Aplicamos a las motos lo mismo que hacemos con los coches, les rebajamos la altura, los pintamos de diferentes colores y demás. Cuantos más cromados, mejor y manillares altos. Sencillamente, buscamos un look atractivo, ¿entiendes?"

Y hay una que nos llama particularmente la atención.

"Muchos de nosotros vamos con escapes tipo cola de pescado rectos, que se ven bien y suenan bien", dice. "Es un guiño al pasado y el sonido es realmente agradable, hombre. A veces ves que alguien se pone a su lado, y sabes que esa persona está ahí sólo por el sonido de la moto".

Inspiración temprana
Los días de motociclismo de Rivera comenzaron con motos infantiles cuando él era un niño durante una época en la que él y sus amigos se inspiraban en el que quizás haya sido el más escandaloso temerario y entretenedor de todos los tiempos.

"En mis tiempos, a principios de los 70, teníamos a Evel Knievel, y nos pasábamos el tiempo tratando de saltar por encima de todo lo que veíamos", recuerda con una carcajada. “Íbamos por caminos de tierra, muy poco transitados en aquella época. Nos la pasábamos muy bien. Con alguna que otra caída un poco bestia, pero nos la pasábamos muy bien”.

Confort radical
Para la moto que utilizará en la próxima serie, la que definirá su carácter, Rivera no se ha inspirado en una de sus motos, sino en uno de sus coches.

“Me dije, 'vamos a pensarnos bien esto, hombre’”, resalta Rivera. "Tengo un Chevy del 48 pintado en dos tonos de verde, el verde siempre ha sido mi color, lo cual es perfecto porque el color maya es también el verde. Así que replicamos el color de la moto con la parte superior de mi Chevy' 48, y así es como empecé.

“Y por supuesto, quería ir cómodo, así que tenía que ser una Road King®. Si quieres hacer recorridos largos, tienes que ir cómodo y con maletas para llevar las cosas”.

Favoritas de alta cilindrada
Después de su Road King, Rivera dice que su moto favorita en el programa es otra con un estilo muy diferente. Es la Softail® Deluxe 2017 que conduce el personaje EZ.

"Es simplemente una moto negra al estilo de la vieja escuela", dice. “Sin manillar alto, ni escapes de cola de pescado. No hay ninguna locura en su preparación. Me gusta el aspecto de la vieja escuela, ¿entiendes lo que digo? Es mi look favorito”.

Otra favorita -por lo bien que se adapta a su dueño- es la Breakout® 2017 que conduce el personaje conocido como Obispo 'Bishop' Losa.

"La personalizaron para él, la desnudaron un poco y le montaron un manillar mini ape", explica. "Es una moto rápida, y se la han preparado pensando en él. Porque es un hombre. Es muy delgado. Nunca está quieto. Se llama Michael Irby, y le llamamos ‘Hierbas y Especias', porque es un tipo picante. Y esta moto le va como un guante. Es perfecta, hermano, ¿entiendes lo que digo?"

No son los 'Hijos' de tu padre
Pero para todos lo que respecta a los protagonistas, Rivera se apresura a señalar que Mayans M.C. es una serie muy diferente a Sons of Anarchy.

"La única similitud real es que se trata de una serie de motociclistas", dice. "Porque es radicalmente diferente, 180 grados, hombre. Sons estaba aquí, y nosotros estamos aquí, ¿entiendes? Diferentes personajes, diferentes historias. No tienes que haber visto Sons para poder ver a los Mayans y entender la trama".

La historia parece real de cara al público, dice Rivera, porque los actores parecen personajes reales.

"Una vez que te pones a grabar y te subes a la moto, no puedes evitar convertirte en lo que estás interpretando, ¿entiendes lo que te digo? Incluso si es sólo por 10, 12 ó 14 horas. Y luego cuando dicen "¡corten!", desconectas y vuelves a casa. Pero durante ese tiempo, por esas 10 horas, tú eres el malo, hombre. No es que una moto te haga malvado, pero tú la sientes. Sientes la potencia debajo de ti, escuchas el sonido y notas el compañerismo. Es lo bonito”.

Habrá sangre
En cuanto a lo que se espera en la segunda temporada, Rivera sólo puede decir que será aún más de lo que caracterizó a la primera temporada.

"Si pensabas que la primera temporada era buena, piensa que lo único que hacíamos era acostarnos en la planta baja", dice. "Espera a ver qué pasa ahora. Va a ser bonito, hombre, bonito y feo. Y con sangre. Pero así es Kurt Sutter, ¿entiendes lo que digo?